miércoles, 5 de enero de 2011

Otto Dietrich: Hitler caudillo

Descarga
Si hubiera milagros en la vida de los pueblos, el alemán podría con razón considerar como suceso sobrenatural el feliz viraje de su destino. Tanto el hondo cambio fundamental interior espiritual, como el nuevo ser exterior de nuestro pueblo, conseguidos por la revolución nacionalsocialista con su audaz combate, constituyen, incluso para los que la han visto y ayudado a nacer desde las avanzadas de esta lucha gigantesca, cosa inaudita e imposible casi de Penetrar. La impresionante y asombrosa convulsión renovadora del carácter y de la manera de ser interior y exterior del pueblo, es algo que el observador imparcial no puede llegar a concebir ni aún hoy en día como fenómeno natural. Los hechos, sin embargo, se imponen al débil poder de comprensión de los hombres, y la marcha del tiempo no puede ser detenida por quienes se aferran en un eterno ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario