martes, 27 de octubre de 2015

Articulo: La Mistificación de Auschwitz VI (IX)

Articulo N° VI

Rudolf Vrba

‘Tehran Times’, 17 de febrero de 2001
Dr. younes Geranmayeh
Por décadas, ningún abogado y ningún periodista se han atrevido a cuestionar los embustes judíos que se presentaron como testimoniales de las “cámaras de gas”, y así estos embusteros fueron capaces de ir de un proceso legal a otro y de una conferencia de prensa a otra sin temor a ser desmentidos. Esta situación cambió en 1985, en el proceso del alemán de nacimiento Ernst Zundel en Canadá.(1)
El abogado de Zundel, Douglas Christie, sin clemencia interrogó al testigo número uno de las cámaras de gas, Rudolf Vrba. En abril de 1944, Vrba, un judío eslovaco, había volado desde Auschwitz junto con su compatriota y también judío Alfred Wetzler. En noviembre del mismo año, Vrba y Wetzler elaboraron un reporte en el cual describieron a Auschwitz como un campo de exterminio y fue publicado en Nueva York como parte del llamado ‘Reporte de la Junta de Refugiados de Guerra’. Veinte años después, Vrba escribió un libro sobre su estadía en Auschwitz (2).
En las páginas 10 a la 13 describió que Himmler visitó Auschwitz en enero de 1943, según él, un nuevo crematorio fue inaugurado durante esa visita, en Birkenau, junto con el gaseo e incineración de 3 mil judíos, mientras que el líder de las SS Heinrich Himmler observaba la agonía de las víctimas a través de la mirilla de la puerta de la cámara de gas. ¿Habría estudiado Vrba algún documento por medio del cual se habría enterado que Himmler visitó Auschwitz por última vez en julio de 1942 y que el primer crematorio de Birkenau fue abierto en marzo de 1943?
Cuando Christie preguntó a Vrba si realmente había visto personalmente a Himmler en esa ocasión y como había afirmado en su libro, Vrba respondió: “Quizás fué él, quizás sólo fue un enviado. No creo que exista una gran diferencia”. Christie insistió: “¿Quisiera decir a esta corte si realmente vió a Himmler observando a través de la mirilla de la cámara de gas?” Vrba respondió: “No, no diría que estuve presente cuando él estaba observando a través de la puerta de la cámara, pero consigné un relato que escuché muchas veces de muchas personas”. Christie objetó: “Pero en su libro escribió que usted había visto todo y no menciona que sólo lo había escuchado de otros.” El impostor finalmente aceptó !que había utilizado “licencia poética” al escribir su libro! (3)
Así, la terrible acusación de genocidio descomunal en contra de la nación alemana, desde 1945 está fundamentada en las mentiras de rentables embusteros como Rudolf Vrba, Filip Mueller y Elie Wiesel, adicionalmente de las confesiones del excomandante de Auschwitz Rudolf Hoess, quien fue torturado por tres días por interrogadores británicos antes de que firmara su declaración ante sus atormentadores que ya la habían preparado

No hay comentarios:

Publicar un comentario